Copa España Cadete (Hondarribia) 19/01/19

NO FUE UN BUEN DÍA, PERO DE TODO SE APRENDE

El pasado fin de semana acudimos a la Copa de España de Hondarribia con los cadetes. Tras los buenos resultados cosechados en este arranque de temporada obteniendo hasta ahora preseas en todas nuestras participaciones, eran muchas las esperanzas que habíamos depositado en esta competición, pero esta vez, algo falló, porque nos volvimos de la localidad guipuzcoana con un pobre bagaje de combates y cero medallas. Los que me conocen saben que en estas categorías, las medallas tienen para mí relativa importancia y en cambio valoro más las formas de hacer judo, pero en Hondarribia tampoco es que en esta ocasión mostráramos mucho sobre el tatami.

Los sorteos que a priori parecían buenos, porque librábamos muchas rondas, se demostró luego que no lo fueron tanto, porque eso implicó un largo periodo de espera y entrar en competición bastante más tarde que el resto de nuestros rivales, que ya venían con dos o tres combates en el cuerpo y con otro ritmo diferente al nuestro.

María Murillo fue la que esta vez tuvo una actuación más destacada. Se dejó los nervios en la mochila, enderezó su posición de combate, se desplazó con mucha movilidad y repartió un amplio abanico de técnicas sobre el tatami. Pero el cambio se resume en una palabra, ACTITUD. Eso fue lo que cambió en María que se dejó a un lado sus miedos y salió a competir y a hacer judo. El premio, un séptimo puesto que supo a poco, porque tuvo en sus manos el acceso a la lucha por el bronce. Arriesgó y perdió, pero ese es el camino porque arriesgando, otro día ganará, seguro.

Iván, empezó frío y en una ronda muy avanzada. Cayó en primera ronda y luego, se puso las pilas en la repesca como suele ser habitual en él. Superó de forma brillante dos rondas y se quedó a las puertas de disputar el bronce, pero esta vez no desplegó todo ese judo que atesora dentro. El séptimo puesto obtenido se quedó escaso para lo que él puede y sabe dar de sí. Habrá que corregir errores y seguir trabajando, que este año ya ha dado buena cuenta del nivel y la calidad que lleva dentro.

Daniel Murillo, Romeo y Sandra, no superaron sus primeras rondas. EL peque Murillo entró frío y no llegó a encontrar su rito en ningún momento. A su favor juega el tiempo, en su primer año de cadete está cogiendo un rodaje y una experiencia muy importante de cara a un futuro que se avecina prometedor.

Nuestros dos Villanuevas, Sandra y Romeo, tuvieron pocas opciones ante rivales muy superiores física y técnicamente. Lucharon y salieron a competir, pero todavía se hayan lejos del nivel que pueden alcanzar si continúan su progresión y ritmo de entrenamientos.

La nota negativa la padeció Lucía Zaera, que desgraciadamente se lesionó durante el calentamiento y no pudo ni siquiera salir a competir. Un triste y lamentable contratiempo que puso la guinda a un fin de semana aciago. Lo bueno, es que la lesión fue menos grave de lo que parecía y se ha quedado en leve y muy poco tiempo de parada. Un alivio.

Y pese a que NO FUE UN BUEN DÍA, DE TODO APRENDIMOS.

Agradecer al grupo de papás, González, Murillos, Plous, Zaeras y Sensei Ángel, su apoyo incondicional, sus aplausos y compañía.

ob_df66e7_copa-espana-cadete-hodarribia IMG-20190118-WA0031

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *