Copa Aragón Alevín

Para los que pensaban que estábamos muertos… Lo siento, estamos muy vivos y ahí están los resultados de la Copa de Aragón, pero más que los resultado, ahí está el judo que hacen ahora los leones del Judo Club Zaragoza, un judo dinámico, erguido, de continuo trabajo y sin perderle la cara a los rivales. Le decía a Pablo:…” Disfruta, Pablo, Disfruta…” porque tras 9 años he vuelto a disfrutar llevando a los “más pequeños” del club, a “mis hijos judokas”. Cuando este verano en casa de Pablo, tomando una Coca Cola en su terraza, le dije: …”quiero que me dejes este grupito de gente que creo que podemos hacer una muy buena labor, les veo ilusionados y me transmiten buenas vibraciones…” Y ahí está.

Un Kevin, sensacional, templado, serio cuando compite, seguro de sí mismo y 100% disciplinado con lo que se le encomienda, comprometido con la causa y Campeón, que gozada Kevin, sólo tú y yo sabemos que lo que ha costado llegar ahí y lo que nos falta.

Elián Andreu, ha dado un cambio espectacular, ha dejado a un lado sus “chorradas” sus infantiladas y ha madurado su trabajo, su carácter y su judo. Hace unos movimientos de calidad y pone todo su corazón y esfuerzos en el trabajo diarios, no escatima ni un gramo de sacrificio, el resultado… Subcampeón y pudo ser más porque en la final, mal que pese por ahí Elián pudo hacer volar al campeón en varias ocasiones. Y por lo que ví en el pabellón, de lo mejorcito lo puso el pequeño Andreu.

Pedro Morata, para algunos parecía la sorpresa, para mí no, para mí fue la confirmación de un judoka callado, serio, formal que trabaja sin meter ruído pero que trabaja y trabaja y ahí está el “tío Perico”, ahí está, ahí está, hasta la semifinal y escoltando en el pódium a Elián. Merecido premio del peque Morata, que siempre acata sin rechistar todo lo que se le propone.

Mis queridos Gayarres han dado el do de pecho. Son todo pundonor y ganas. Unos fijos en el corcho del club. Se apuntan a un bombardeo y cuidado con éstos que ya han empezado a lanzar granadas. Bonitos uchimatas y bonito judo cuando se quitaron de encima los nervios. Lo mejor, su actitud. Sabían que iban a aprender y dieron alguna lección. Ojo con ellos en un futuro próximo, a mí no me gustaría encontrármelos como rival.

Mis Ivanes, sensacionales. González porque está empezando a dar sus primeros pasitos en la competición. Quizás va con el “miedo” del novato cuando ve color en los cintos de sus rivales, pero cuando se quita el complejo de nuevo atiza unas soberanas tortas de cuidado.  Está por hacer, algo crudo, pero cuidado que éste va a fuego lento.

Y de Iván Lapiedra, que puedo decir… Que estoy emocionado con él, que se ha animado a competir y que empieza a ser judoka. Que se ha dejado de su show en el tatami y que tiene un interés que no le cabe en el cuerpo. Que a su marchica va avanzando y avanzando y pone su granito de arena en el grupo. Es un valor al alza. Yo apuesto también por él.

En definitiva si leéis bien estas líneas lo que se puede extraer es que está empezando a haber GRUPO, EQUIPO, y esos son los cimientos del NUEVO JUDO CLUB ZARAGOZA, reverdecen los laureles del pasado. ¡¡¡¡¡¡¡¡VAMOOOOOOOOOS EQUIPOOOOOO! ¡¡¡¡VAMOOOOOS MAREA!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *