Copa España Senior Valladolid 19/11/17

UNA PLATA Y DOS BRONCES

De nuevo una alegría de nuestros representantes júnior-sénior, la segunda en quince días, tras el reciente éxito cosechado en Tarbes (Francia). Esta vez  fue en la Copa de España de Valladolid, a la que acudíamos con cinco representantes y de la que nos volvimos nada más y nada menos que con tres valiosas presas, una plata y dos bronces, que confirman el buen hacer de nuestros judokas, y el gran trabajo de base que se ha llevado a cabo durante los últimos seis años y que está empezando a dar muy buenos resultados.

Estelle Olivier, lograba la medalla de plata en una muy buena competición en la que demostró hallarse en un momento extraordinario de forma y confianza y exhibiendo un judo con muy buenas maneras y alto nivel técnico, que le otorgó una merecida plata que bien pudo ser de oro. Muy contento con mi pupila francesa que es todo un ejemplo en el club y un buen referente para sus compañeros dentro del tatami.

Sergio Ibáñez, lograba también una merecida medalla de bronce, repitiendo el resultado obtenido hace unas semanas en Tarbes y demostrando que pese a ceder en su primer combate de cuartos, es capaz de con un judo muy práctico sacar adelante combates y repescas, a priori complicados. Una medalla más, un campeonato más y sumando experiencias que a buen seguro, cuando se aúnen con un buen estado de forma hará que nuestro subcampeón de Europa IBSA, vuelva por sus fueros.

Diego Hernández, fue la GRAN NOTICIA del día, con la obtención de la medalla de bronce. Una medalla que premia el buen trabajo, constancia seriedad y tenacidad, de un judoka que desde el silencio hace un trabajo generoso y extraordinario en los entrenamientos y que al fin obtuvo la merecida recompensa a su esfuerzo. Una competición que ha supuesto un chorro de energía de moral para él y le ha convencido de que es capaz de llegar a las rondas importantes e incluso de luchar y pelear con orden y cabeza las repesca hasta conseguir el objetivo final del bronce. Grandes combates los realizados por Diego con muy buen judo y formas sobre el tatami, que a la postre es lo verdaderamente importante.

Peor suerte corrieron nuestro Dani Sierra y León que pese a salir luchadores y con muchas ganas, no lograron superar sus combates iniciales y de repesca y tuvieron que ceder ante la superioridad de sus rivales. En alguna ocasión la falta de experiencia y en otros la precipitación, fueron la clave del resultado final. No obstante no se puede cuestionar, las ganas, el esfuerzo y la intensidad que ponen ambos en sus entrenamientos y que no tardará en traer resultados tarde o temprano.

En resumen, MUY ORGULLOSO, de mis alumnos de la categoría júnior-sénior. El trabajo de muchos años, está saliendo a relucir y lo más importante, seguimos sumando y trabajando. Y esto no ha hecho más que empezar…

Fotografías cortesía de Daniel Sierra y Cristina Berrocal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *