Copas de España Infantil y Junior (Tortosa) 11-12 ene

INTENSO FIN DE SEMANA EN TORTOSA

El pasado fin de semana nos trasladamos a Tortosa para disputar la Copa de España Infantil de los cuales, 11 eran debutantes, por lo que el objetivo principal, era que nuestros judocas, en su primera experiencia”nacional”, aprendieran lo que es el mundillo de las Copas de España, se introdujeran en el mundo de la competición a cierto nivel, y lo más importante cogieran experiencia y aprendieran, que es lo más fundamental en estas categorías de iniciación, para mí, etapas puramente FORMATIVAS, junto con el cadete.

La experiencia fue maravillosa, y aunque las medallas se las llevaron las veteranas del equipo, 2 BRONCES, los logrados por nuestra amiga de Villanueva de Gállego Leire Alías y nuestra querida, Nerea González, del resto me llevé una gratísima impresión y la certeza de que de nuevo, el trabajo de cantera que se está haciendo en el club es de un nivel elevado y que cuando consideramos que nuestros judocas están preparados para dar el salto, ciertamente lo están. La gran mayoría de nuestros noveles superaron una, dos y hasta tres rondas, algo que está fenomenal. Incluso uno de nuestros “pitufos”, Hugo Aparicio, se plantó en cuartos de final y otra de nuestras chicas, Pilar Ayensa, perdió el bronce de una manera controvertida. La sensación de grupo, el entusiasmo de nuestros chicos, sus ganas por dar el nivel y su lucha sobre el tatami, fueron dignas de alabar. El apoyo incondicional de TODOS NUESTROS PADRES, dando el color azul a la grada y su comportamiento, EXCEPCIONAL, fue otra de las grandes alegrías para los maestros que acudimos para seguir y trabajar con los pequeños. Al final de la jornada y pese al cansancio de la paliza de un evento que se alargó hasta cerca de las 17,30 h. de la tarde, el gustillo que nos quedó de esta Copa de España, fue EXCEPCIONAL. Me quedo con el espíritu de equipo que demostraron nuestros deportistas, quedándose todos, hasta que terminó el último JCZ de competir, la unión que demostraron en la grada, estando todos juntos durante todo el evento, apoyándose, felicitándose, consolándose… Las ganas y el espíritu de lucha demostrados sobre el tapiz, dándolo todo, vendiendo cara sus derrotas y sabiendo estar y comportarse en sus victorias. Y también como no podía ser de otra manera hay aspectos a corregir como la hidratación, los alimentos más adecuados para reponer energías durante la competición y lo más importante el uso adecuado de los móviles, y aquí me voy a detener un momento. En los campeonatos, el judoca va a competir y el móvil sólo le hace falta al maestro, para seguir y gestionar la misma con la aplicación de la competición que tienen los entrenadores. El deportista, repito, va a competir y el móvil NO DEBE APARECER durante la misma. En los campeonatos, no sólo se aprende mientras se compite, sino también mientras se está esperando a competir o cuando ya se ha acabado, siguiendo el resto de la competición de su peso u observando a los compañeros más veteranos durante sus combates o a otros competidores. Es por eso por lo que el móvil, NO HACE FALTA Y SOBRA en los campeonatos, porque el día de la competición, los chicos van a competir y el móvil no es sino una distracción y un elemento superfluo.

Pero si el sábado disfrutamos con nuestros pequeños, el domingo, vibramos con nuestros mayores, los júnior. Estos ya son palabras mayores, la mayoría de ellos ya cinturones negros, y el nivel de su judo también acorde al grado que ostentan fruto de muchísimos años de práctica. En esta categoría ya no cabida a la improvisación, los judocas que están bien preparados físicamente y tienen un nivel técnico elevado, son los que acaban copando los pódiums de las diferentes categorías de peso.

En la jornada del domingo, vibramos con los combates de nuestros júnior, que nos ofrecieron unos magníficos combates con victorias muy meritorias e ippones MAGNÍFICOS. Nuestros cuatro representantes, María Murillo, Inés Abadía, Lucía Zaera e Iván González, nos mantuvieron en vilo toda la mañana y nos brindaron una de sus mejores actuaciones de la temporada haciéndonos soñar con un triplete de medallas, que luego por desgracia, se diluyó y acabó quedándose en los DOS QUINTOS PUESTOS, obtenidos por María Murillo y Lucía Zaera que se plantaron en semifinales por derecho propio y luego perdieron los bronces, por pequeñitos detalles, en el caso de María en el Golden y por shidos en el caso de Lucía cuando llevaba ventaja de Waza Ari. Iván González, después de hacer lo más difícil obtuvo el SÉPTIMO puesto, perdiendo el acceso al bronce ante quizás el rival más asequible, después de una competición más que destacada. Inés por su parte, no pudo superar la primera ronda, pero demostró una gran evolución en un peso muy combativo y de muchísimo nivel.

Y así, exhaustos y agotados, llegamos a Zaragoza, cerca de las 20 h. Tras un INTENSO FIN DE SEMANA INTENSO EN TORTOSA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *