Stage Torrelavega 2018

Y DE NUEVO EN TORRELAVEGA

Otro año más nos trasladamos a Torrelavega con el objetivo de aprender y por qué no, también disfrutar de unos días rodeado de amigos en torno a este deporte que nos une y tanto nos gusta que es el judo. Este año de nuevo los organizadores trajeron a dos figuras mundiales; los brasileños Tiago Camilo y Flavio Canto, dos jóvenes maestros que nos deleitaron, con un trabajo y unas progresiones para llegar al resultado final, EXTRAORDINARIAS.

Tiago Camilo se dedicó al Judo pie y Flavio Canto a Judo suelo.

Los dos nos dieron un sinfín de herramientas para un trabajo posterior en el club.

Tiago Camilo se centró en los desplazamientos (el shintai y el tai sabaki), para a continuación dar unas nociones de kumi kata, reacciones con las manos. Imprsionante la metodología empleada y las progresiones en la aplicación de técnicas como tai otoshi, seoi nage y uchi mata.

Desarrolló un magistral trabajo de oportunidades, encadenamientos y distintas acciones, dejando abierto un abanico de posibilidades para que cada uno pueda ampliar y desarrollar como mejor le parezca.

Flavio Canto nos habló de lo que había supuesto el Judo en su vida, de lo que le había aportado en su vida y cómo despertó en él su lado solidario y decidió, a través del judo, dar soluciones a los jóvenes más desfavorecidos de los barrios marginales de su ciudad, con la creación de una ONG y por medio de la práctica de Judo educar a los niños y darles a conocer otra forma de entender la vida aplicando  los valores que tiene el Judo: respeto, disciplina, responsabilidad, compañerismo, amistad, afán de superación, tolerancia… y evitar que caigan en el mundo de la delincuencia.

Flavio Canto se centró en el trabajo de Judo Suelo marcando las bases de Judo en el suelo con desplazamientos y ejercicios educativos demostrando un dominio y una movilidad increíbles. Desarrolló un trabajo personal de ataque y de defensa en todas las posiciones y situaciones, demostrando unas secuencias de trabajo desde donde poder desarrollar y llegar a técnicas como juji gatame u otras.

Nuestro grupo de chavales, pillaban todo rápidamente. Sin duda, como dice sensei Claveras:… “lo importante es crear una buena base de trabajo en las edades formativas. Si la base es buena, luego la evolución es rápida…” Y qué razón tiene a la vista del trabajo realizado por nuestros judocas sobre el tatami.

Además, como suele ser habitual en estas jornadas, los “profes” tuvimos nuestro curso particular en esta ocasión con el doctor de las Jornadas, Antonio Ramos, todo un fijo en las mismas que desarrolla un excelente trabajo y es todo un referente para nosotros tanto por su profesionalidad como por su personalidad. .Toni, que es como le solemos llamar, impartió un curso de RCP básica para niños y adultos, donde nos enseñó el protocolo a seguir ante un “accidentado”, la postura de seguridad que hay que adoptar, cómo realizar el masaje cardiaco y la respiración artificial. Alguno, como nuestro amigo Alejandro, fue tan resolutivo y contundente que le sobró todo el protocolo posterior. No vino nada mal, recordar algunas de estas nociones que a pesar de haberlas trabajado y estudiado durante muchos años, con el tiempo poco a poco se van olvidando detalles que viene bien reciclar para estar siempre alerta. Ni que decir tiene que estuvo SENSACIONAL!!!!!!

Como siempre hubo tiempo para todo; para hacer judo, trabajar, descansar (bueno de esto, poco), compartir unos ratos de convivencia en las habitaciones, INOLVIDABLES, e incluso para dar rienda suelta a la imaginación y reverdecer tiempos pasados de “bromas pardilladas” con los más jóvenes.

Un año más con nuestro grupo, con nuestros chicos, amigos y maestros de JCZ, disfrutando de unos momentos extraordinarios y aprendiendo para poder enseñar más y mejor.

Y DE NUEVO EN TORRELAVEGA… Volveremos al año que viene.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *