Copa España Senior Jaca 10/06/17

Este sábado 10 de junio, el pabellón polideportivo de Jaca ha sido el encargado de acoger una de las últimas competiciones del circuito de copas de España de judo a la cual se han presentado varios judokas de Judo Club Zaragoza: Estelle Olivier, en -63 kg, Sergio Ibáñez, en -60 kg, Diego Hernández y Fernando Gómez, en -81 kg, y, venido de la capital, Alberto Franco, en -90 kg.

En esta ocasión, la cita deportiva ha congregado competidores de alto nivel llegados de distintos lugares: Aragón, Madrid, Cataluña, Valencia, Andalucía, Navarra, País Vasco, Cantabria, Andorra y Francia. A pesar de las diferentes lesiones sucedidas a lo largo de la mañana, el desarrollo de la competición ha sido fluido, la organización ha estado a la altura y se ha podido ver buen judo en los tatamis.

Nuestros competidores han hecho una meritoria competición a pesar de no lograr unos resultados que reflejaran el desarrollo real de sus combates. Estelle y Alberto cayeron en primera ronda en confrontaciones muy igualadas en las que ambos plantaron cara a sus oponentes y donde el resultado se decidió por pequeños errores. Los combates posteriores de repesca fueron algo más desnivelados y ambos perdieron por fallos de concentración.

Los otros tres judokas -Sergio, Diego y Fernando-, han ido superando las diferentes fases de la competición con solvencia llegando todos ellos a las disputas por el bronce, en las que, desafortunadamente, no han mostrado tanta pericia como en las ocasiones anteriores:

  • Sergio ha tenido un combate que exigía una alta resistencia física por la fuerza y rapidez de su adversario. Ha sabido manejarlo correctamente, llegando a marcar y mantener un waza-ari durante gran parte del tiempo de competición. Sin embargo, a escasos 20 segundos para la finalización del mismo, una fuerte entrada del competidor navarro ha igualado el marcador obligando a continuar en la técnica de oro, donde la balanza se ha inclinado a su favor venciendo el combate por un shido. Una lástima de desenlace para la buena actuación que había realizado a lo largo de la mañana.
  • En el caso de Diego, el combate llevó un ritmo más lento. Se acercó y accedió al tatami con la tranquilidad que le caracteriza, solo que, esta vez, no la dejó fuera del tapiz. Él mismo ha comentado, a posteriori, que se notaba incómodo y falto de concentración. Eso y la envergadura del oponente le impidieron encontrar su ritmo haciendo que, tras unos minutos de combate, llegaran al suelo y perdiera por ippon tras ser inmovilizado. Aun así, como cómputo general y tras un tiempo de escaso entrenamiento en el club, ha tenido buenas sensaciones a lo largo de la competición.
  • Debido a la incomparecencia de algunos competidores y la lesión de otros, desde su primer combate, Fernando ha debido esperar cerca de 2 horas y media hasta su siguiente confrontación. Su mañana ha sido de nervios y desconcierto más que de otra cosa. En la eliminatoria ha caído ante un competidor que le ha inmovilizado al poco de empezar y ha sido por ello por lo que, en su siguiente combate -la lucha por el bronce-, se ha esforzado al máximo para resarcirse se ese mal inicio. Ha sido un combate igualado en todo momento en el cual el competidor de Judo Club Zaragoza se adelantó con un polémico waza-ari que, debido a la división de opiniones entre los árbitros, terminó siendo borrado del marcador. Al poco de esta corrección, su oponente aprovechó un despiste de Fernando y terminó marcándole un ippon el cual le daría la victoria. Un combate muy bien llevado que no tuvo el resultado merecido.

La competición ha dejado un sabor amargo porque, pese al buen judo mostrado, no se ha obtenido recompensa merecida, pero no hay que desanimarse, que de estos tropiezos se aprende y a base de practicar se mejorarán los resultados.

Agradecimiento a Daniel Sierra por la realización de la crónica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *