Entrenamiento JCZ-Ibón-Jufe 15/09/18

UNA REUNIÓN DE AMIGOS, EL COMIENZO DE MUCHAS

El sábado pasado realizamos en nuestras nuevas instalaciones un entrenamiento conjunto con nuestros amigos de IBÓN Y JUFE. Fueron más de setenta judocas los que nos dimos cita en el tatami y decidimos aprovechar el sábado por la mañana para realizar ese deporte que tanto nos gusta, el judo y compartir un rato muy agradable en el que como no podía ser de otra manera sensei Claveras, llevó la batuta, una vez más de manera magistral.

Momento emocionantísimo para nosotros el poder devolver a Pepa, José Antonio Poblador y Nacho, acompañados por una histórica del judo nacional, Raquel Roldán, tantos momentos de colaboración y cortesía que nos han brindado en el gimnasio Ibón de Huesca. Lo mismo tengo que decir de Félix Asín, Julio Jiménez y Antonio Cantalapiedra, con los que nos une una relación personal y profesional de hace muchísimos años y que no quisieron perderse la oportunidad de acompañarnos y dar estreno a nuestra nueva casa.

Podría escribir y escribir y no acabaría nunca. Decir que ver el tatami lleno de judocas, la aceptación que tuvo entre todos nuestros muchachos e invitados esta cita y las muestras de cariño y felicitaciones recibidas por nuestras instalaciones, hizo que todos los esfuerzos, sudores, nervios y penurias sufridas durante el verano para sacar este proyecto adelante y que comenzara en septiembre, merecieran la pena.

EL entrenamiento comenzó a las 10’30 h. con las enseñanzas de sensei Claveras, que realizó un extraordinario trabajo de ashi waza, que pocos realizan como él en España. Fue una hora intensa de trabajo, detalles, correcciones, ensayos en la que pequeños y mayores quedaron maravillados, para dar entrada a más de una hora de randoris en la que TODOS tuvieron la oportunidad de poner en práctica sus aprendizajes. Algunos, como Sergio Ibáñez y Raúl Poblador nos ofrecieron randoris espectaculares, vibrantes y muy intensos, con un judo excepcional de muy buenas maneras, nada lesivo, que hicieron las delicias de los presentes.

Para acabar como no podía ser de otra manera la foto familiar y por grupos dejó constancia gráfica de nuestra primera gran cita en nuestra nueva casa. Y como dijo, un gran maestro aragonés en su crónica quincenal, la mejor cerveza, la de después de entrenar,  fue la que puso el colofón a una excelente jornada en la que disfrutamos con nuestros amigos Ibones y Jufes, en torno  a este deporte que nos une y nos apasiona, EL JUDO.

GRACIAS, GRACIAS Y MIL GRACIAS A  TODOS LOS QUE PARTICIPASTEIS DENTRO DEL TATAMI Y A LOS QUE DESDE FUERA, NOS ACOMPAÑASTEIS EN UNA REUNIÓN DE AMIGOS, QUE SERÁ EL COMIENZO DE MUCHAS, EN LAS QUE TENGO ESPECIAL ILUSIÓN QUE POCO A POCO SE VAYAN INCORPORANDO MÁS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *